Nos han visitado

Etiquetas

martes, 25 de marzo de 2014

CEBOLLÁ


La cebolla es uno de los ingredientes básicos e imprescindibles de nuestra cocina. Se ha constatado que proviene de Asia y que los Egipcios la utilizaban con fines culinarios, medicinales y ornamentales hace más de 3.000 años antes de Cristo; por su forma de capas concéntricas simbolizaba la vida eterna. Los Romanos fueron quienes   expandieron su cultivo y consumo por toda Europa.
 
Os ofrecemos una de las recetas más tradicionales de nuestro pueblo, elaborada siempre con cebollas frescas y que consumimos tanto caliente como en frío: LA CEBOLLÁ.
 La receta que mostramos es la más tradicional, si bien, era común también añadir "sangre cuajada" y otras personas la elaboran añadiendo carne picada o riñones de corderos.

Cebollá con riñones de cordero
PARA NO LLORAR CORTANDO CEBOLLAS: Los ácidos que desprende la cebolla cuando la cortamos nos irritan la mucosa conjuntival y nos hace llorar. Todos hemos escuchado consejos para evitarlo, algunos de ellos casi inverosímiles; os aconsejamos simplemente para evitarlo, encender la campana extractora y cortar la cebolla con un cuchillo bien afilado.

Agradezco a Emilia la enseñanza y el disfrute de ésta y otras tantas recetas.

Para más información sobre las propiedades de la cebolla, pinchad el siguiente enlace:
INFORMACIÓN SOBRE PROPIEDADES DE LA CEBOLLA Y OTRAS RECETAS




CEBOLLÁ:

INGREDIENTES:
  • Cuatro o cinco cebollas frescas.
  • Seis patatas medianas.
  • Tres huevos.
  • Una pizca de pimentón dulce de la Vera.
  • Aceite de oliva y sal.
ELABORACIÓN:
  • Pelamos y lavamos las patatas. Las cortamos en rodajas no muy gruesas. En una sartén o perol con abundante aceite de oliva, vamos friendo. Sacamos sobre papel absorbente y reservamos.
  • Pelamos y cortamos las cebollas en juliana. En la misma sartén o perol donde hemos freído las patatas, retiramos parte del aceite e incorporamos las cuatro cebollas picadas y le añadimos un poco de sal para que "rindan". Hay que freír a fuego lento para que no se quemen.
  • Cuando terminamos de freír la cebolla, añadimos un poco de pimentón de la vera. A continuación añadimos las patatas fritas a la sartén con la cebolla; mezclamos bien.
  • Las patatas toman el jugo de la cebolla y el aceite en unos segundo, se reblandecen. Por último, añadimos los tres huevos, mezclando bien todo hasta que los huevos cuajen. Corregimos de sal. Retiramos.
VÍDEO DE LA ELABORACIÓN:



¡Buen provecho!


No hay comentarios:

Publicar un comentario